Primer premio, Tsunami.
Y amaneció sin recor, sin que los cuervos despertaran su boca. Como si el cielo, cómplice de la tierra, tracionara su musgo.

Comments

Popular Posts