Saturday, June 10, 2006

No me gustan los dobleces de camino, cuando perdemos la vista en direcciones contrarias. Hay estrellas en cautiverio en el cielo apagado, te miro me miras nos miramos te miro y te vuelvo a mirar. Las rocas de ayer salpican de nuevo en el lago agitado, ése, el que ya cruzamos. Miles de arco iris dibujan mis manos en tú sombra. Pero…


Ya es muy tarde, “hablamos mañana”.

No comments:

Post a Comment

Un huracán de nostalgia

He regresado a una ciudad que huele a tristeza y su  tránsito se parece al de esos pueblos de paso donde la gente te mira con cierto aire d...