Tuesday, June 06, 2006

Quiero estar contigo como cuando jugábamos a tener fe y que el tiempo no importaba. Se nos hacía corto e inmensurable el silencio para disfrute de los dos. Ha cambiado mucho el contexto ahora que somos grandes, yo en edad y tú a mi lado, y que vemos desde arriba el mundo con más ojos. Descubrí en mí que la inconstancia es una droga que no cuesta mucho pero cobra caro, y que para entonces, nos hacía mucho daño. Podría incluso contarte las cosas que he apostado por ti, aun sin conocerte y lo mucho que me cuesta no tocar y creer.


Desde entonces nos hemos hecho amigos entre el devenir de mis racionalidades y lo duro de aprender nadando contra la corriente. Mucho perdí de cuando el tiempo olía a miel y el mañana era rosa. Ahora cuando todos se empeñan en venderte, sepultarte a costa de libros, y poner en duda tu nombre, lo único que conservo es la certeza de que a tu lado el cielo es más grande y que contigo entramos todos.

1 comment:

  1. Qué hermoso paisaje. Supongo que la imagen es tuya, de tu tierra. Me gustan los colores y el ángulo. Perfecto. Otro es el texto, no distinto pero sí complementario. A él quisiera referirme con un punto aparte. El ritmo es ceñido, lo que da la sensación de haber sido elaborado por un corazón intenso. Es ceñido porque es corto, o mejor dicho, exacto. No le sobra no le faltan palabras. llega a tus lectores con la pureza que sólo puede transmitir la verbo escrito. Por eso te dije, al principio, sugeriéndote que la imagen es distinta a la palabras; son naturalezas distintas. Y esto a paesar de haber soportando tantos años ese odioso dicho que dice que una imagen vale más que mil palabras. Nada mas idiota dicho por el hombre. En fin, hablaremos con profundidad sobre esto otro día. Me encantaste.

    ReplyDelete