Monday, November 27, 2006

No le gusta la primera persona, le gusta la tercera. La última de la esquina, aquél, el de la otra cuadra, el que se ve a lo lejos. A él le encanta la tercera persona del singular o del plural. Como mejor dé, lo importa es que sea tercera. Pero le gusta la primera para llegar, para alcanza la cima, allí no le gusta la tercera porque sólo puede contar y no puede entrar. Y allí sí gusta hablar de primera y de los primeros, y por supuesto, estar entre los primeros. Estaba de primero cuando tuvo que aceptar el despecho ideológico del que sufrimos, entonces se bajó más allá del tercero llegando casi al quinto escalón, inventándose una persona para resguardarse a lo lejos, allá… por la sexta cuadra.

1 comment:

  1. Que la peinen en la peluquería
    Pongase muy bonita
    Mejor con vestido nuevo
    Con unos zapatos cómodos
    Y salga a bailar y bailar

    ReplyDelete

Este jardín y sus mariposas

Me arde el pecho. Sonrío             tocando tus labios que son blandos como los míos, un puente a parajes olvidados un receso...