Thursday, November 16, 2006

Nos molestan los errores y para ellos las excusas son salvoconductos que sirven como remedio. Es más sencillo apostar a la perfección a la línea recta que no se desvía y que si lo hace, no importa, porque yo no lo vi. Es más fácil cerrar los dientes y dar la última palabra, colocar candado y que si tienen que haber implosiones también que yo no las vea. Hay más cosas sencillas que complicadas, de hecho lo complicado en todo esto es hacer sencillo lo complicado. Pero aun así, después de superado seguimos siendo sarcásticamente perfectos.

A nosotros nos dan piquiña los asuntos difíciles y los detalles son nimiedades sin sentido. Entonces me encuentro excedida en nimiedades que explotan solas, que se expanden a kilómetros en un alcance que es sólo mío. Los errores no se ven al espejo porque nunca se ven, no se encuentran. Es que da flojera ahondar, imagínate, el trabajo, las cuentas, el ahorro, las elecciones, el 3 de diciembre, ¿ponerse a filosofar en tercera persona? Eso es demasiado.

Somos espejos. No. Tú eres un espejo y yo soy otro, es que el lío de todo esto es que no asimilas la tercera persona del plural, que ya tú triunfaste y después de eso no hay meta.

1 comment:

  1. una forma de perdonar......es ver que pude hacer para que me ofendiera....una forma de acusar.....es verse a si mismo......y ver nuestra alma en llamas infernales......

    hola...me llamo luis y soy de guatemala.....saludandote aki y haciendo tour por los blogs, por cierto esta buenisimo tu blog, sigue adelante.

    ReplyDelete