Saturday, December 23, 2006

Somos dos almacenando el pasado. Recortando palabras, clasificando la vida, dañándonos el sentido. Somos tres en pasos cortos, milimetrados, lentos, testarudos y obstinados. Podemos ser muchos acarcelados sin amargura, con las víceras en las manos, vulnerables por completo, desnudos y abiertos sin rellenar. ¡Yo creo que podemos ser tantos! Podemos ser mucho contándonos la vida, planificándonos las centellas, las dudas, los conflictos. Somos estatuas cómodas al lado del arbolito.

A veces se nos olvidan las destrezas y somos una Belén de mentira con muchas luces, pan de jamón y estrellitas de pólvora. Nos están sobrándo tantas cosas que la fiesta es larga sin vino, un trasnocho en vano, una celebración de poco vuelo. ¡Salud a la historia! Al pan sin pan, al zin agujereado, a la lluvia del 24, a la bondad sin excusas. ¡Salud a lo que haya que decir! Esta noche es una secuencia de contemplación, de cuestionamiento profundo. Una cuenta que no se salda con tortas de navidad ni se calma rompiendo el nudo de los pabilos. Si acaso, se siguen despertando las angustias.

Esta navidad se ha hecho millonaria de pesebres, de barracas sin luz, sin agua, sin pan por el pan. Somos dos concentrados en el centro, irremediablemente inversos mirando hacia adentro. Acumulándonos los delirios, sintiéndonos a la altura de un país de venas anchas, cómplices y sin remordimientos.

Hoy no es más que una ansia eterna,
Te espero el 25, callada y profusamente admirada.

3 comments:

  1. Amiga Nelke, no me veía hoy metido en la red, sin embargo lo hice. Leo tu post y me digo: “¡Caramba! No soy el único que piensa en después de las fiestas” La vida sigue y el país también.
    Yo estoy convencido de que los superhéroes, continúan su vida, pensando en que mañana lo harán mejor. Así que, animo!

    ReplyDelete