Monday, January 22, 2007

Desesperas por un chasquido de dedos que sea como un disparo al destino. Un paso al frente en la frontera de guerrillas por guerrillas ametralladas por triunfar. No ha sido tu opción la que entiendan sino que te escuches, que apagues los motores y que vuelvas una y otra vez a acampar en el estómago. Con las tripas que no saben como capturar fotos, y tú que no sabes cómo ser menos humano y más máquina con corazón, de hecho, ¿se puede?

Quieres masticar chicle, hacer bombas gigantes de cereza y echarlas a bolar, ser inocente en el circo cruel con sus elefantes con gorritos y tigres con sus rayas desgastadas. Quieres ser inmediato en la nada en un futuro que se consume en una chupeta, en el carrito que prefieres. Añoras restregarte en su barriga, escucharle las tripas a papá y pensar que dentro vive E.T. Era más fácil cuando creías que podías volar si lo imaginabas con todas las fuerzas y que podías irte a vivir a la tierra del nunca jamás.

2 comments:

  1. pero será que me perdí de algo? Acaso las florecitas de papel no eran de Nelke?

    Extraño

    ReplyDelete
  2. Claro que se puede seguir creyendo: voy volar en un airbus e ir a la tierra de nunca jamás; en mi caso ya la tengo vista. Y todo esto me lo imagino, y lo mejor de todo es que haré lo que esté a mi alcance para plantarle cara a un rinoceronte y cazarlo; cumplir algunas cosas pendientes: mi nostalgia es por el futuro, puedes pensar, incluso, que es por el Tao y la muerte

    saluditos.

    ReplyDelete