Wednesday, February 14, 2007

Aplastamiento de las gotas

Yo no sé, mirá, es terrible cómo llueve. Llueve todo el tiempo,
afuera tupido y gris, aquí contra el balcón con goterones cuajados y duros, que hacen plaf y se aplastan como bofetadas uno detrás de otro qué hastío. Ahora aparece una gotita en lo alto del marco de la ventana,
se queda temblequeando contra el cielo que la triza en mil brillos apagados, va creciendo y se tambalea,
ya va a caer y no se cae, todavía no se cae.
Está prendida con todas las uñas, no quiere caerse y se la ve que se agarra con los dientes mientras le crece la barriga, ya es una gotaza que cuelga majestuosa y de pronto zup ahí va, plaf, deshecha, nada,
una viscosidad en el mármol.
Pero las hay que se suicidan y se entregan en seguida,
brotan en el marco y ahí mismo se tiran,
me parece ver la vibración del salto, sus piernitas desprendiéndose y el grito que las emborracha en esa nada del caer y aniquilarse.
Tristes gotas, redondas inocentes gotas. Adiós gotas. Adiós.

Julio Cortázar

6 comments:

  1. un maestro verdadero. me enseño como cuidar a los pensamientos.

    ReplyDelete
  2. Cortázar! tenía que ser.
    Antes de terminar de leer ya te iba a decir que te convertías en una de mis escritoras favoritas.
    Pero igual, vas por buen camino.

    ReplyDelete
  3. excelente...casi me senti una gota

    ReplyDelete
  4. Eso lo conozco!

    No se cómo ni cuándo ni por qué pero se que lo conozco!

    ReplyDelete
  5. che busca 62 modelo para armar, me gusta a veces mas que rayuela jejee

    ReplyDelete
  6. Cuando leí Historias de Cronopios y famas, en una edicíón donde aparece esta narración, había dejado de llover, estabamos fuera de la biblioteca, mi hermano Leonardo se quedó viendo como caían las últimas gotas y me dijo: "Cortazar es Dios"

    Saludos

    ReplyDelete