Wednesday, April 11, 2007

Estaban acorralados en los cuarteles de Guayana. Otros, sirviendo té en Mercal, vigilando en Guaiparo y Uyapar, cuidando las esquinas, meditando bajo las matas de mango - ¿Quién es mi Dios? -.


Al pito – alarma roja que excita – todos, cual amaestrados caninos arman filas con ojos saltones. Capucha, pistolita y muchas bombitas en la cintura. La mañana, se vislumbra divertida, los soldaditos de Cuartel de Core 8 se dirigen hacia Alta Vista. Y aunque lejos está, llegan pronto. Tan pronto, que toman a los viejitos, pensionados y enfermos ocupacionales por sorpresa. Una barrera a la derecha, otra a la izquierda, norte, sur, flanco cuadrado al perímetro de la CVG el 10 de abril de 2007.

Desde las ventanas las mujeres se asoman, alrededor hay cerca de 20 edificios con sus familia apostadas en los balcones, casi en primera fila si no fuera por el humo blanco. Humo que pronto llega al olfato, a los ojos, a los sentidos y enloquece. Se pierden del ensayo y error del cuerpo castrense, que de seguro, aprende a lanzar bombas lacrimógenas. El episodio no es más que una lección práctica de lo equívoco.

50 bombitas para unos cuantos viejitos. Error: hay cámaras, muchas cámaras de reporteros tratando de capturar la primicia. El mensaje directo a la psique es la destrucción de las pruebas, de su protagonismo cursi, ordinario e hiperbolizado de la situación – ya común en las adyacencias de la central estatal – en el campamento cotidiano de las quejas de cara al Estado. Pero hay que callar, hay que apresar y justificar la parodia de poca escena.

¡Qué viva! ¡Qué viva la calle con sus casquillos!


2 comments:

  1. Qué viva, lita/lito.

    ReplyDelete
  2. Que practiquen, es lo que hacen desde que amanecieron a esta Patria.
    Aquí en la Isla, tenemos Pseudo toque de queda, no colegios ni pequeños comercios, 3 días de espeluznantes F16 o los caza o los rusos, helicópteros en lugar de nubes.
    La isla TOMADA, con soldados giganres como Legos.
    Quién sabe qué practicarán esta vez

    ReplyDelete