Tuesday, September 18, 2007

:-:

Y nacido los inventos uno cree que se soluciona la vida, mientras que a dos pasos de este puente no hay tierra cercana que salga más de los huecos del cuerpo. La semana acampa entre estos ruidos de estar en un taxi con dirección paga y una raya imaginaria entre los lutos, los lugares ideales para acariciarle la panza a otro o encontrando respuestas a estos días de tímpanos fuera de servicio. Porque suponemos que las bicicletas marchan hacia delante, o que la reforma a las reformas es una parodia, o un paralelo absurdo que se mira con cotufas y con sorpresa de los efectos especiales. Entonces uno cree que con un invento se soluciona el contacto que no tienes, y hay una lejanía inmensa entre los signos desbocados de las cartas y ese aire que queremos respirar para acercar nuestros universos, que son impares y disléxicos, inarmónicos y ruidosos, saboteadores e inconstantes, ausentes y presentes. Hacemos de todo entre todo para que el juego de las escondidas en los huecos profundos y oscuros no nos hagan caer en la misma olla, aunque en el fondo, sabemos que eso sería lo justo para acabar con nuestras políticas de Estado y borrar las tatuajes de las costillas.

No comments:

Post a Comment