Monday, August 14, 2006

Practicó muchas veces la manera de hacer fuertes trazos sobre el lienzo… ¡Al fin lo logró!... ¿artista? Bah! Así la llamaban. Representante intensa del impresionismo, olvidada en el cuarto trasero dándole vida a pedazos de tela. Y algunos dicen que eso es vida.

Fue a tomar café a la parte trasera de la casa. Napoleón la miraba esperando que le contara una nueva idea. Tenían planes de construir una casa entre los dos, con lindos colores, el perro y las flores en el jardín. Nada había funcionado así. Siete años de espera, de concretizar planos, de esperar que las decisiones los llevaran tomados de la mano a firmar un crédito. A ese paso… las cosas no iban nada bien. África, se llama la renombrada artista, que se hacía feliz con los bolsillos vacíos. Fama… eso era lo que único que conservaba. El camino del matrimonio marchaba forzadamente. Golpes de copas y muchos sueños eras los recuerdos de Napoleón. ¿Y los hijos? Un vientre alquilado parecía más sano, para una mujer tan inestable como la suya.

No comments:

Post a Comment