Thursday, September 07, 2006

Las murallas en la garganta cada vez son más grandes. Debajo de esta tierra, de estas células y venas se generan cambios. Estoy aterrada, no conozco otros pueblos que estos, par de músculos y unos cuantos huesos. Ya tus raíces se mueven distintas y no temes sembrar en otros pueblos, has crecido, ves mundo, yo sólo sigo siendo territorio conquistado. Crecimos, estamos creciendo. Nos tiembla la independencia, las banderas de otros colores y las palomas de la paz. Estamos aferrados a las misiones cumplidas y a las batallas ganadas. Se nos acabó los fusiles FAL, el calibre, las granadas, es hora de regresar a la guarida y perdernos. Pero explícame, explícame las burbujas que suben dentro de mí, el olor a azufre, la premonición, mis intuiciones, mis desvaríos… explícame. Quisiera correr, aproximarme a territorio de paz pero hay más aire que empuja en mi redonda y debo esperar aquí. Tengo más agudeza para estas cosas, como los pájaros que presienten la tormenta. Esta es mi posición. Nos necesitamos, nos hacemos falta. Estamos haciendo nuestro papel.

2 comments:

  1. Nos hacemos falta.

    La verdad no se qué hago acá, ni cómo llegué, ni por qué escribo. Pero al darme cuenta de tu gusto por Sábato y por las frutar tropicales, me dan ganas de acercarme. Esto no es un saludo de blog, ni un esfuerzo por ser simpático. Es una promesa, una certeza caprichosa. ?Colisionamos?

    ReplyDelete