Thursday, September 07, 2006




1 comment:

  1. Hoy volví a ver al niño que hace malabares en el semáforo cerca de casa. Se baja del autobús con zapatos, blue jeans, camisa limpia. Cuando vulevo a pasar por ese punto en la tarde ya anda descalzo, camisa sucia y rota, restos de tierra en la cara. Se está convirtiendo, a sus doce años (o así), en un artista de la mendicidad. Hace su truco con tres o cuatro limones, con sapiencia, sin ánimos, como quien aprende a batir clara de huevos a mano para hacer suspiros. No tiene gracia, no tiene empeño, no es lo que aparenta ser. En ningún sentido.

    ReplyDelete

Voy

No me siento absuelta, ni definitiva. Cada día ha sido como un tropel de asuntos pendientes atornillándome, como aquellos días previos al ...