Amaneció silente y reconciliado con la historia. Renovado, confusamente, pero renovado. Aleccionado y sumadamente apenado con la vida. Aunque con la certeza de que a esta fruta le falta poco por madurar.


Comments

Popular Posts