Thursday, December 07, 2006

Soñé en la tarde con la algarabía. Pero era una algarabía casi morbosa que implosionaba sigilosamente.

Era en la calle 16 en la esquina de Agua Caliente, se le llamaba así porque a su margen desfilaba un río de temperaturas muy altas. Estaba la abuela recoge lata, el señor borrachón y la dueña de la tienda de bisutería. ¡Qué bochinche! Faltaba más ron y había pocas cervezas. De sopetón uno que otro arrancaba alguna cartera, se buseaba algún culito, le rozaba la nalga a una señorita, escupía al ras de los zapatos y verificaba el número de lotería. Faltaba poco para encender los cohetes. Los panfletos bailaban en los aires como papelillos, caían al río y se deshacían en el agua haciendo en él una alfombra azulada.

Afuera se cocinaban los hechos, olía a leña. Eran las 5: 15 PM y yo decidí despertar.

No comments:

Post a Comment