Wednesday, March 07, 2007

Las piedras, las latas, son oportunas tocando las puntas de sus zapatos. Las palabras y éste limbo de aguas turbias, son un aire denso en el que no explota el gas. Y a mí me gustarían que fueran menos las amarras – incluso hasta las nubes con pabilo y tempera – que fueran menos para no doler, para no quejarnos de estar queriendo sin querer nada. ¿Comprende? Pero nos toca bajito. Agachados, en cuclillas, a veces arrastrado para que no nos oiga la mala racha ni los vuelos con ganas de destrozarnos la vida, ¿por qué no seguimos jugando a las mentiras blancas?

1 comment:

  1. queriendo cuando no quieres nada es mejor "no hacer olas"

    me despido agachadita

    ReplyDelete

Voy

No me siento absuelta, ni definitiva. Cada día ha sido como un tropel de asuntos pendientes atornillándome, como aquellos días previos al ...