Thursday, May 24, 2007

Por ahora, tus ojos son sótanos a pocas luces, alcantarillas de callejones raídos con sus aguas revueltas encontrando cauce en una ciudad que no es ciudad. Me hace falta la luz debajo de tus pestañas; se me acaba el impulso de sostenerme con la miseria del tiempo y estrellas encerradas en almohadas. Este hilo de unión es un suicidio temido, una bocanada de fe, alguna extraña forma de tener sin tener en el cuarto vacío y aprender del cuerpo árido que no se halla sin su piel. Cómo es que tenemos caminos tan largos sin coincidir, que en el esfuerzo las ganas se convirtieron en un espiral y nos marearon. Presumo de las limonadas, del propedéutico de soledad con puntos finales, del desamparo en medio de la lluvia, del agua que no termina de caer, de los aviones que aun no dejan tierra, de 4 meses eternos, del tic tac, del sello en el 2008, de tus maneras de atesorar las excusas, de las puertas cerradas, de la cocina prendida, del tiempo ocioso, de la payasada en el quebranto. No me cuesta ser la misma cueva, con su patrimonio de nostalgia acuartelada.

1 comment:

  1. Me gustó mucho!! Especialmente "Cómo es que tenemos caminos tan largos sin coincidir, que en el esfuerzo las ganas se convirtieron en un espiral y nos marearon.", se parece demasiado a lo que estoy viviendo, la lejania, que las ganas y los hechos no se acerquen y termino por cansarme...

    Saludos!! Besos!!

    P.D: como siempre excelente!!

    ReplyDelete