Sunday, January 26, 2014

-

Busco una voz con la cual regresar y me resulta inútil. Ensayo las palabras para reinsertarme de nuevo en este cataclismo de palabras cruzadas y tono frío… no me resulta sencillo. Quisiera que fuese un pabilo suelto rodando, la cola de un papagayo dando curso a este simposio de palabras muertas pero no me encuentro.
Tengo en mi mesa un par de libros sin leer, una caja de ventanas al pasado y decenas de atajos sin conexión. Te nombro y mi voz no resuena en este cuarto repleto. ¿Qué te has hecho? Son muchos nombres en este inciso de reordenamiento, demasiadas conjeturas para este arado de mociones sueltas.
Ahora me cuesta cada trozo que sale de mí, cada deseo sin fin. Yo me ocupo de leer entrelíneas cada fragmento de este suplicio, un ensayo tentativo para el regreso, o unos cuantos versos sin destinatario.
Me cuesta más hallarte en el silencio y en los lunes sin comienzos. Estoy detenida en el momento preciso para avanzar.

¿Acaso no hay inercia en este acto?
¿Por qué me pesa tanto soñar?


No puedo más. 

No comments:

Post a Comment